¿Puedo viajar con fibrilación auricular?

Por |2018-08-13T00:09:58+00:0013 agosto, 2018|Arritmia cardíaca, Fibrilación auricular|Sin comentarios

Llega el verano y las vacaciones y son muchas las dudas que nos abordan acerca de las cosas que podemos y no podemos hacer, así como acerca de las precauciones que debemos tomar si pensamos viajar con fibrilación auricular en nuestras próximas vacaciones.

Antes de viajar con fibrilación auricular consulta con tu médico

Lo más importante antes de viajar con fibrilación auricular, es en primer lugar realizar una visita a tu médico para explicarle el tipo de viaje que vas a realizar para que te aconseje sobre qué debes hacer en cada caso. El médico resolverá cualquier duda de carácter médico que te pueda surgir informándote de las precauciones que deberás adoptar para que tu viaje transcurra dentro de lo normal y libre de preocupaciones.

Uno de los problemas de la fibrilación auricular es que es sintomáticamente muy variable y en muchos casos la persona que la sufre no presenta ningún síntoma que puedan identificar como que algo va mal. En estas situaciones, es muy importante que la persona esté controlada y monitorizada de forma continua para poder así revelar en tiempo real el momento en que aparece la arritmia. Para resolver este problema Rithmi está desarrollando una pulsera que permite realizar una monitorización permanente del ritmo cardíaco de una manera cómoda y sencilla, detectando a tiempo la presencia de arritmias, con especial atención en la conocida como fibrilación auricular, que está vinculada al riesgo de padecer un ictus.

 

A continuación, queremos compartir contigo algunos consejos prácticos que te ayuden a disfrutar al máximo de tu viaje dejando a un lado la enfermedad. Así que, ¿qué recomendaciones deberías seguir?

Llevar siempre nuestros medicamentos en el equipaje de mano cuando vamos de viaje y especialmente cuando tenemos que coger un avión, nos evitará no poder disponer de ellos en caso de emergencia o cuando nuestro tratamiento lo requiera como consecuencia de sufrir la perdida de nuestras maletas.

En caso de pérdida de nuestros medicamentos, llevar con nosotros las recetas originales o, en su defecto, disponer de una lista de los mismos nos facilitará poder sustituirlo rápidamente y sin olvidar ninguno de ellos.

Llega al aeropuerto o estación temprano, con tiempo de sobra y antes de que tu vuelo o tu tren salga. Las prisas y el estrés nunca son buenos compañeros de viaje, ni de tu corazón.

Cuando viajes, lleva contigo el número de teléfono de tu médico a mano por si te surgiera alguna consulta, o tenerlo disponible en caso de emergencia. Además, localiza los centros médicos que hay cerca de tu destino de viaje por si necesitaras asistencia médica.

Muchos médicos aconsejan llevar un brazalete de información médica para un determinado tipo de enfermedades que requieren un trato especial en caso de emergencia. Para ello, deberás consultarlo con tu médico antes de realizar el viaje.

Si tu intención es tomar un avión es importante que sepas que en la medida en que sea posible, camines dentro del avión para  evitar que se te formen coágulos sanguíneos en las piernas debido a los cambios de presión que se generan en los aviones.

Cuando salimos de viaje fuera de nuestro país, es conveniente conocer el tipo de sanidad pública que disponen en el lugar de destino. En muchas ocasiones y por una simple urgencia médica leve, los hospitales o centros médicos han reclamado altísimas facturas por la atención médica recibida. Esto se podría solucionar contratando un seguro médico de viaje y asegurándonos que la cobertura que ofrece nos cubra en el país de destino.

Si planeas visitar lugares situados a gran altura, como montañas, es conveniente que lo consultes previamente con tu médico. Las altitudes elevadas pueden empeorar algunos tipos de arritmias y los sobreesfuerzos hasta llegar a ellas pueden suponer un problema para un corazón débil.

 

La fibrilación auricular afecta alrededor de un 1 millón de personas solo en España. En Rithmi, queremos mejorar la calidad de vida de estas personas y ofrecerles la posibilidad de controlar su arritmia de forma cómoda y sencilla. A pesar de que puede llegar a ser una enfermedad grave, con un poco de planificación previa, consultando con tu médico y llevando una monitorización permanente que vigile por ti cualquier anomalía de manera imperceptible (basta con llevar la pulsera), podrás viajar con fibrilación auricular disfrutar con toda normalidad y sin preocupaciones.