El Daño Cerebral Adquirido (DCA) es una lesión cerebral que se produce de forma inesperada y que puede llegar a presentar una gran variedad de secuelas dependiendo del área del cerebro que se encuentre afectada por el trauma y la severidad del daño recibido.

Una de las principales causas que provocan los casos de daño cerebral adquirido, son los llamados accidentes cerebrovasculares (ACVs) o conocidos más comúnmente como ictus. El 40% de las personas que consiguen sobrevivir a un ictus sufren algún tipo de discapacidad grave provocada por la lesión cerebral. Este tipo de afección cerebral también se puede producir por los siguientes motivos:

  • Traumatismos craneoencefálicos: provocados al sufrir un fuerte golpe en la cabeza.
  • Anoxias o hipoxias: debido a la falta total o parcial de oxígeno en el cerebro.
  • Tumores cerebrales: tanto a causa del propio tumor como debido a los tratamientos para su eliminación. 
  • Procesos infecciosos o víricos.

Secuelas provocadas por un daño cerebral adquirido

Las secuelas provocadas por una lesión cerebral pueden llegar a afectar a todos los aspectos del funcionamiento de la persona afectada. El grado de estas secuelas dependerá principalmente del tipo de lesión, donde está localizada y la gravedad de la misma. Estas secuelas pueden afectar principalmente a 4 aspectos:

  • Aspectos físicos y control motor: pérdida de equilibrio, dificultad para mantenerse de pie y caminar o pérdida de movilidad en alguna extremidad o de algunos músculos pueden afectar al movimiento normal de la persona
  • Problemas cognitivos: es posible que afecte a la posibilidad de aprendizaje y al de la memoria, así como a la capacidad de pensamiento y toma de decisiones.
  • Alteraciones en la comunicación: se deben principalmente a la combinación de las dos anteriores. Por un lado, los problemas físicos debilitan los músculos que posibilitan el habla y la escritura. También puede producirse, a pesar de que no existe una afección motora, una alteración en la posibilidad de comunicación de la persona, tanto en la expresión como en la comprensión oral. Este trastorno se llama afasia.
  • Las secuelas producidas por daño cerebral pueden afectar también al comportamiento y a las emociones de las personas. Puede ocurrir que se produzca una falta de control que derive en una conducta física o verbal agresiva. A nivel emocional, pueden estar más irritables, manifestar ira y depresión, e incluso llegar a rechazar la ayuda o directrices de los cuidadores. 

Recuperación de las personas afectadas con lesiones cerebrales

Rehabilitación de personas con daño cerebral

El proceso de recuperación de una persona con daño cerebral, como se ha comentado con anterioridad, dependerá del tipo de daño y de la gravedad del mismo. Los pacientes deben ser evaluados por un equipo multidisciplinar que trabaje coordinado para ofrecer el mejor tratamiento posible. Para ello, se tendrán que trabajar distintas áreas: recepción de información, recuperación del control motor, a nivel cognitivo y emocional, y terapia ocupacional.

La rehabilitación después de un ictus

Conoce más acerca de la rehabilitación en personas con daño cerebral adquirido
Conoce más

Según la Fundación Española de Daño Cerebral (FEDACE), en España, alrededor de 420.000 personas viven con daño cerebral adquirido. El 78% de los casos tienen su origen en un ictus y el 22% restante son producidos por traumatismos craneoencefálicos y otras causas. 

Todos los años se producen 104.071 nuevos casos de lesión cerebral. El tiempo, la duración y la gravedad de la lesión y sus secuelas convierten al DCA en un problema sanitario, social y económico de grandes proporciones.

Suscríbete y mantente informado

Únete a nuestra sección de noticias y mantente informado de las últimas novedades del proyecto.
Suscríbete